La mentira no siempre es la mejor estrategia


Mentir en el póker para hacer creer a nuestro rival que tenemos una mano ganadora es parte integral del juego y es sin duda una estrategia que eventualmente deberemos dominar si queremos ser unos jugadores de póker completos. Sin embargo, el hecho de que la mentira puede ayudarnos no quiere decir que sea siempre el camino a seguir. En este artículo repasaremos los principales motivos por los cuales deberemos pensarlo dos veces antes de mentir.

El primer motivo es el más obvio: mentir puede salirnos mal ya que siempre suele ser una jugada arriesgada. Puede hacernos incurrir en grandes pérdidas y es fácil que empecemos a jugar y usar la mentira de forma impulsiva. Hay que saber cuándo es momento de dejar la mesa.

Siguiendo con los motivos: si a usted le han pillado mintiendo, no vuelva a hacerlo durante un rato, ya que habrá jugadores que estarán esperando que lo haga y además, si juega con gente de nivel medio o superior, es posible que ya hayan detectado algún signo o gesto que usted hace cuando miente, de forma inconsciente.

Si usted juega contra jugadores de un marcado estilo agresivo, piénselo muy bien antes de mentir, es posible que sus rivales intentes presionarle lo máximo posible y sea difícil mentir exitosamente. Y como para conocer el estilo de sus rivales hay que jugar antes con ellos, evite mentir hasta pasados varias rondas de juego, para así tener una mejor idea de los patrones de conducta de los otros jugadores. También tenga cuidado de no mentir sólo porque otros lo hacen o porque cree que es lo que se espera de usted. Muchos jugadores noveles creen que, sólo porque la mentira es parte importante del póker, deben hacerlo una vez cada tanto sin medir las consecuencias. Si miente, hágalo porque es la decisión estratégica correcta, en el momento idóneo.

Por último, le dejamos el consejo más obvio, pero no por ello menos importante: nunca mienta si es usted un mal mentiroso. No todos somos buenos haciéndolo, a veces dejamos demasiados signos a la vista que indican que estamos mintiendo. Si no somos capaces de mentir con convicción, debemos ser lo suficientemente maduros como jugadores para admitirlo, y no hacerlo.

Otro peligro de mentir en el póker, es que puede convertirse en algo a lo que recurrimos sin antes evaluar todas las posibilidades. Mentir puede llegar a ser adictivo, es importante que sólo recurramos a ello cuando creemos que de verdad es el mejor camino a seguir.

Home   Administración   Lectura   Farol   Póquer Wiki   Tutorial 

©2013 poquer.name, Todos los Derechos Reservados.