Aprender a leer el lenguaje corporal de sus adversarios


La lectura del lenguaje corporal de nuestros adversarios es fundamental si queremos ganar dinero jugando al póker. Leyendo sus gestos y postura, podremos saber qué mano le ha tocado. La acción de leer los gestos del oponente, no se considera hacer trampa, sino una simple actividad que intenta darle una ventaja con respecto a los rivales que no poseen esta capacidad. Para conseguir desarrollar esta habilidad, deberemos estar muy atentos a los gestos, la postura, posición y distancias de los rivales, por encima de cualquier otro método.

Muchos de los gestos que utilizamos durante una conversación normal son los mismo en casi todo el mundo: sonreímos cuando estamos contentos, fruncimos el entrecejo cuando estamos enojados, movemos la cabeza para indicar afirmación o negación. Existen otros tantos gestos como el pulgar levantado en señal de aceptación o de que algo está bien, dos dedos formando un círculo a modo de “OK”, el símbolo de la victoria cuando ponemos dos de nuestros dedos formando una “V”, etcétera. Podemos predecir cuál es el significado de otros símbolos que, además, suelen utilizarse a diario en ilustraciones de todo tipo: rascarse la cabeza, que puede significar desde piojos o intentar recordar algo, hasta extrañeza, podría ser un buen ejemplo de este tipo de gesticulación. 

Lo aparente que pueda ser un gesto, o su velocidad, también dependen en gran medida de la edad de la persona en cuestión. Por ejemplo un niño de 5 años que cuenta una mentira, puede tener la tendencia (dictada por su cerebro aún en pleno desarrollo) de taparse la boca mientras la dice. Y aunque la lectura de los gestos no es una disciplina fácil que usted podrá conseguir en un par de sesiones, mucho más difícil es disciplinarse a uno mismo para ocultar sus propios gestos corporales. Y aunque no existe ninguna regla implícita, ni estamos tratando con una ciencia exacta, podemos tratar muchos ejemplos de lenguaje corporal que puede darnos una pista de lo que está pasando por la cabeza del rival.

Por ejemplo, si una persona dice la verdad, suele sonreír y mostrar las palmas de sus manos. Por el contrario, una persona está fingiendo, aunque su gesto puede ser el mismo (palmas visibles y sonrisa) es posible que una de sus cejas se levante más de la cuenta, o que la comisura de su boca tiemble levemente. De nuevo, hay que ser una persona metódica y observadora para captar, durante una intensa y opresiva sesión de póker, estas cosas. Pero la práctica de este tipo de estrategias puede significar la diferencia entre la victoria, y un buen premio, o la derrota.

Y nunca olvide, por más que esté jugando con un consumado “mentiroso”, nadie puede controlar al 100% su subconsciente. Por eso es mucho más difícil mentir en persona, que hacerlo, por ejemplo, a través del teléfono, donde el lenguaje corporal queda oculto.

Nuestra recomendación: lea más sobre la materia, analice siempre a sus rivales, y procure detectar cuales son las señales más evidentes que usted mismo envía, y suprímalas. Y si está permitido en el torneo en el que participa, no dude en ocultar sus ojos, e incluso su cuello, para intentar minimizar lo más posible sus gestos, y ponerle las cosas difíciles a los que ya han dominado el arte de ver más allá de lo aparente.

Home   Administración   Lectura   Farol   Póquer Wiki   Tutorial 

©2013 poquer.name, Todos los Derechos Reservados.